Navarra Deportiva
Destacados

Osasuna es incapaz de ganar a un Albacete que jugó toda la segunda mitad con un jugador menos

Osasuna no pudo pasar del empate sin goles ante un Albacete que jugó con un hombre menos todo el segundo tiempo. Para colmo, el equipo entrenado por Diego Martínez apenas gozó de ocasiones claras de gol y estuvo a punto de encajar en la recta final, cuando los manchegos llegaron más enteros al tramo final de partido.

Empezó mejor el Albacete de Martín, con las ideas muy claras y acechando las espaldas de la zaga rojilla. Por su parte Osasuna no lograba enlazar dos pases seguidos y todo acababa con balones largos sin criterio, hasta que alcanzado el minuto 10 de partido el cuadro navarro empezó a jugar. Arzura encontró su sitio y dotó al equipo del suficiente equilibrio como para que Torró y Borja Lasso se dedicaran a la creación. Además, Lasso se mostró muy activo a la hora de recuperar balones y de bajar a campo propio. También Rober Ibáñez aportó profundidad al equipo, aunque no pudo conectar con David. Tanto el delantero como Quique González, de nuevo en banda, demostraron estar sobrepasados, tanto física como mentalmente. Con ese panorama ambos equipos llegaron a los últimos cinco minutos del primer tiempo, momento en el que Saveljich fue expulsado por doble amarilla.

Ya en el segundo acto y ante un rival con un jugador menos, Osasuna continuó con la posesión, pero sin capacidad de finalizar. Tan solo Rober Ibáñez por la derecha y Lillo por la izquierda eran capaces de profundizar. El Albacete acumulaba mucha gente por dentro y lejos de abrir el campo, Diego Martínez optó por dar entrada a Roberto Torres en sustitución de Arzura. Dicho cambio se produjo en el min 66 y un poco antes había sido Javier Flaño quien entró en sustitución de Tano, que había ofrecido una buena actuación pese a no ser lateral.

Tan solo a balón parado fue capaz Osasuna de poner en apuros al meta rival. En un saque de esquina el balón rebotó en la espinilla de Lucas Torró y el cuero salió repelido con dirección a puerta tras pegar también en un defensor. Sin embargo, el portero realizó una gran parada junto al poste. Esa acción, sumada a un disparo exterior tras una buena combinación serían las dos únicas jugadas de peligro generadas por el equipo de Diego Martínez. Difícil recordar alguna más.

Pese a que Rober Ibáñez evidenciaba síntomas de cansancio el tercer cambio no se produjo hasta el minuto 86, cuando el técnico gallego decidió sustituir a dicho extremo por Kike Barja, un jugado de banda y con capacidad contrastada para desbordar y centrar. En el poco tiempo que estuvo sobre el verde puso un balón al interior del área que fue interceptado en el último momento por un defensor cuando llegaba Quique a rematar y cada balón que controló lo hizo siempre encarando portería. Sin embargo no tuvo tiempo para más.

En cuanto al Albacete, los cambios de Martín dieron oxígeno al equipo y éste llegó más fresco al tramo final. Las contras locales generaban peligro y en una de ellas, un balón al interior del área a punto estuvo Oier Sanjurjo de introducirlo en propia puerta al querer despejar. Finalmente el partido llegaría a su fin y pese al punto sumado, que junto al resto de marcadores hace que Osasuna esté en Play Off, la sensación que se queda es la de que se podía y debía haber hecho mucho más.

Foto: LaLiga123

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *